Recuerdos de un Discipulo

Sesion 7

Con un leve empujón de Shauden, Dhuck se levanto pesadamente de los escombros donde pudo apenas recuperar el aire, junto a sus compañeros. Empapados hasta la medula conciliaron seguir adentrándose en el oscuro pasillo.
Apenas habían recorrido unos cuantos metros sobre el pasillo que salía de la cámara y giraba sobre si mismo, cuando encontraron que, nuevamente, el camino se encontraba cortado y, sobre el extremo quebrado se habría, hacia arriba un túnel como aquel por donde habían bajado pero esta vez no había alimañas que molestaran y agredieran al grupo.
Dificultoso les resulto ir subiendo a pesar de las sogas, ya que el cansancio, la humedad y el barro que los cubría impedía que se sujetaran firmemente, así fue como tanto el enano, que lo recibió, como el gnomo, que cayo sobre él sufrieron algunos moretones y golpes, mas molestos en su orgullo que otra cosa. A pesar de su habilidad y contextura también grandes guerreros son victimas de esos pequeños detalles de la naturaleza, tanto el luminoso Balarian como el gran aventurero Rufilos fueron victimas de una simple soga mojada, parecía que ese día no terminaría de manera beneficiosa para el grupo.
Llegaron así a la continuación del pasillo que habían dejado abajo, mientras mas miraban el efecto de la piedra y su movimiento hacia abajo, mayor era la certeza de que la montaña había sido, literalmente, quebrada y empujada hacia lo profundo; continuaron por ese pasillo en lo que seria una especie de gusano de piedra pulida y llena de polvo por la cantidad de siglos que nadie había posado un pie dentro.
Todos juntos y sin prisa avanzaron hasta el que parecía el ultimo codo y observaron que, sobre una arcada ornamentada sobresalían unas runas de extraña factura, cerrando los ojos y haciendo valer sus artes, el hechicero Aiwendil Sulimo descubrió el secreto detrás de ellas, runas de alarma eran aquellas escrituras, runas que no podían ser traspasadas sin avisar, tal vez, a un indeseable destinatario que haría imposible continuar con el trabajo encomendado.
Shauden se dio cuenta que tal vez, y solo tal vez, removiendo parte de la pared que sostenía la arcada podrían rodearla sin alertar a nadie. Concentrose pues en el elemento y, acariciando la superficie de la pared, esta se convirtió en una porosa capa de arcilla; detrás de él se hallaba Dain presto a dar de golpes a la pared hasta que esta cayera. así pasaron unos minutos y, lo que finalmente temían se hizo realidad, la proximidad a una de ellas hizo que, desde lo profundo de la oscuridad reinante se oyera una voz quejumbrosa y grave de advertencia.
Y, de lo que parecía un vacío total de oscuridad dentro de la misma noche comenzó a formarse una figura humanoide que se desprendía de la pared frente a ellos; temeroso Dhuck disparo una saeta que lo atravesó sin mella desatando en la figura, una leve risa que helaba la sangre.
Sorprendidos en pleno acto Szaren grito a los demás con un tono de terror en su voz “un incorpóreo!!“ a medida que las risas de esa amenazante figura se alzaban con mayor y mayor volumen llenando cada espacio en el salón y los corazones de la partida.
Con un fuerte ruido metálico los miembros que estaban mas retrasados del grupo, cuidando las espaldas, vieron que caían unos barrotes que les impedían la salida hacia el túnel inferior, no solo tenían impedido el pasaje hacia adelante sino que ahora se encontraban entre la espada y la pared sin ruta de escape ni ideas.
Balarian, el Paladín y salvador de las almas de sus compañeros comenzó a observar que no solo era esa presencia maligna que se encontraba frente a ellos la que había presente, sino que dos acompañantes del mismo tipo se hallaban muy cerca y dispuestos a alimentarse de las almas de los desafortunados., con voz calma y severa les advirtió a sus compañeros y los insto a cerrar el circulo para proponer una mejor solución defensiva, por supuesto, el temor que los invadía les impidió seguir sus consejos y aplastándolos contra las paredes con el único objetivo de sobrevivir.
El espectro que les había dado tan amarga bienvenida hablo y en sus palabras había desden, y un desafío; probar que eran dignos de cruzar el portal o fallecer. Aiwendil Sulimo recordó que, entre sus cosas se hallaba un artefacto de escritura similar a las runas de la arcada, lo tomo y levanto airadamente frente al espectro, que se acercaba amenazante; complacido y con una mueca el espectro tomo, de la mano del hechicero la runa de acceso y comenzó con un interrogatorio profundo y exhaustivo, ya que esa llave pertenecía a Jhonier Tallaguer.
Jhonier Tallaguer se le había aparecido en sueños tiempo atrás a Aiwendil, instándolo a que, una vez mas, llevara esa runa a su destino pero, a pesar de haberle contado esto al espectro e informándole que obedecía los deseos de Maese Tallaguer, el espectro río socarronamente y lo llamo mentiroso frente a todos, ya que el mismo Jhonier Tallaguer se encontraba ya dentro de los profundos salones, pero el ya estaba muerto hacia mas de trescientos años, lo que sorprendió al hechicero y oscureció los corazones de los demás, la única salida parecía ser la muerte misma a manos de un alma condenada.
El Espectro Guardián que les había salido al paso siguió con sus preguntas intentando que alguien le respondiera cuales eran los motivos y credenciales que les permitirían pasar la puerta, como todos reconocieron a Szaren como el dueño de la partida el espectro se fue acercando al mago mientras este retrocedía negándose a contestar y revolviendo su morral en busca de un pergamino.
Furioso el guardián se abalanzo sobre los primeros cuando Balarian le corto el paso y, mientras Dhuck comenzaba a cantar palabras de gloria, el paladín lanzo un hechizo de exterminio contra entidades malignas que no hicieron daño al guardián.
El bardo comenzó con sus artes e intento que la luz sofocara tanta oscuridad desde dentro pero, como la lámpara fatua traspasaba la figura, era engullida para volver a salir completa del otro lado, sus luces no tenían efecto sobre tanta oscuridad.
Szaren de pronto leyó uno de sus rollos y de su boca salio un enorme fuego azul que dio contra el espectro causándole más que molestias. La lucha se estaba vo0lviendo mas encarnizada, el espectro intentaba dominar y engullir el alma del mago cuando Balarian lograba asestarle un gran golpe, que el Guardián recuperaba a medida que consumía a los seres que se encontraban delante de él.
Por detrás del primer Guardián apareció otro que inmediatamente se unió a la batalla y, para terminar de cerrar la ruta de salida, un tercer espectro apareció por detrás del grupo, justo frente a los barrotes cerrados para ser detenido inmediatamente por el guerrero enano Dain, el cual parecía impenetrable a los golpes del espectro.
Szaren, por fin logro lanzar un hechizo de protección y, tomando su arma mágica sostuvo el encuentro contra el Guardián Líder asestándole algunos golpes que no le hicieron daño alguno.
Sin mucho mas que hacer, la partida dispersa a causa del terror y la impotencia, comenzó a utilizar los pocos medios que disponían, algunos dardos los traspasaban como lo hizo la primera saeta acabando en desilusión. Fue entonces cuando Shauden concentro su poder sobre su hechizo de bola de fuego controlable, y la poso directamente sobre el tercer guardián, causándole severos daños.
Heine Kenenen, sabiendo que su amigo Dain poseía entre sus posesiones elementos que le permitirían encender sus flechas, se acerco y las tomo corriendo hacia un Angulo para comenzar a rasgar su manta y preparar flechas flamígeras que le permitieran hacer algún daño a esas amenazas.
Aiwendil Sulimo intentaba estar en todos lados a la vez, causándole daños al Guardián que cerraba la salida con un hechizo de acido o ayudando a Szaren a encontrar algún hechizo que les salvase milagrosamente la vida.
Balarian solo podía defenderse, su espada estaba causándole muy poco daño a su contrincante.
Por fin Szaren logro desprenderse del combate con el Guardián Líder cuando lanzo sorpresivamente una bola de fuego múltiple que actuó sobre el espectro que lanzo el desafío y su compañero al unísono, gritos de terror, dolor y furia se alzaron del espacio que ellos ocupaban haciendo que, con una explosión de vacío el segundo espectro que había salido desprendido de la pared se evaporara frente a los ojos del Paladín.
Rufilos y Heine se ocupaban mientras tanto a preparar las flechas flamígeras con el aceite que Shauden les había proporcionado. Con la amenaza reducida Dhuck se acerco al grupo y comenzó a ayudar en el armado para que el hábil arquero elfo hiciera de las suyas ayudando a Dain en derrotar a su enemigo.
Aiwendil Sulimo, se corrió de la zona de peligro impuesta por el espectro Líder y recupero el glifo que el guardián había arrojado de manera despectiva.
Con pasos precisos y calmados Shauden se acerco a Balarian para apoyarlo; el Paladín se encontraba maltrecho pero seguía resistiendo, con algunos hechizos de curación que la madre naturaleza le había enseñado fue cerrando las heridas físicas y del alma que sofocaban a Balarian.
Un tanto alejado de la acción, ya habiendo recuperado la compostura, Szaren recupero un nuevo rollo de pergamino, que leyó detenidamente y con toda determinación mirando fijamente a esa sombra que se interponía entre él y su destino; tal fue la furia de su hechizo que el espectro se desvaneció al instante de ser tocado por la llama, en un grito de dolor que hizo temblar las paredes.
Con paciencia y a mano de disparos precisos del elfo el último espectro se desvaneció dejando atrás solo la sonrisa del enano enmarcada en su barba rizada.
Una vez finalizado el combate los miembros de la partida se sentaron pesadamente contra la pared, lamiendo sus heridas y evaluando lo que el futuro les determinaría, acaso estos espectros eran solo guardianes de algo aun peor?, sus preguntas llenaban la habitación, mas ninguno se aventuro a repetirlas en voz alta.
Mientras observaban a Szaren recoger los restos de polvo dejados atrás por los guardianes, lo antes estudiantes a aventureros hoy se encontraban en un serio dilema, cumplir con su palabra hasta saben los dioses que final, o dar la vuelta y quedar como forajidos sin palabra en toda la región de Hilltop.

Comments

Dhuck

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.